Trastornos de Alimentación


Los Trastornos de Alimentación son caracterizados por un comportamiento patológico frente a la ingesta alimentaria y una obsesión por el control de peso. Son de origen multifactorial, originados por la interacción de diferentes causas de origen biológico, psicológico, familiar y sociocultural. Son enfermedades que provocan consecuencias negativas tanto para la salud física como mental de la persona. Aunque suele darse en mujeres jóvenes, también aparece en chicos,adultos, niños, embarazadas, etc. No sólo es un problema con la comida, es un problema más complejo y profundo, de carácter emocional, donde el perfeccionismo y la depresión cobran papeles muy importantes.

 

Su tratamiento suele ser complejo, requiriendo primeramente una rehabilitación nutricional (en caso de ser necesario) y de terapia psicológica para aprender a aceptar su cuerpo y trabajar profundamente el área emocional.

 

Los TA más conocidos son la Anorexia Nerviosa y la Bulimia Nerviosa, pero también existen otros...


Anorexia Nerviosa


Se trata del rechazo y el temor a ganar peso, con una gran pérdida de este, acarreando graves consecuencias psíquicas y físicas. Conlleva una alteración de la percepción del peso o la silueta corporales, exageración de su importancia en la autoevaluación o negación del peligro que conlleva esto. En las mujeres pospuberales existe la presencia de amenorrea.


Bulimia Nerviosa


Se identifica por la presencia de atracones recurrentes seguidos de conductas compensatorias inapropiadas. Muchos de estos atracones pueden aparecer después de un ayuno, donde se da el descontrol por comer que previamente se ha restringido. Son personas que pueden tener un peso equilibrado, estar un poco por encima o por debajo del mismo, pero su autoevaluación está exageradamente influida por el peso y siluetas corporales.

Trastorno por Atracón


El trastorno por atracón se caracteriza por episodios de ingesta compulsiva de forma recurrente donde la persona siente que no ejerce ningún control para pararla. Tiene muchas similitudes con la bulimia nerviosa. La diferencia principal es que la persona que sufre un trastorno por atracón no realiza conductas compensatorias, por ello las personas que lo padecen tienen exceso de peso, o incluso, obesidad mórbida.


Ortorexia


Se trata de un trastorno de la conducta alimentaria que consiste en la obsesión por la comida sana y obliga a seguir una dieta que excluye la carne, las grasas, los alimentos cultivados con pesticidas o herbicidas y las sustancias artificiales que pueden dañar el organismo. Los pacientes suelen ser tan estrictos que incluso se sienten culpables cuando lo incumplen y se castigan con dietas y ayunos aún más rígidos. No sustituyen los alimentos que rechazan por otros que puedan aportarle los mismos complementos nutricionales, es decir, prefieren pasar hambre antes que comer algún alimento del que no están seguros tenga la calidad debida. Todo esto se traduce en carencias nutricionales que pueden deribar en anemia, carencias vitamínicas o de oligolementos o falta de energía.

Vigorexia


Es un trastorno dismórfico corporal que afectan principalmente a varones que realizan culturismo, en el cual una persona se preocupa constantemente por parecer demasiado pequeña y débil; se obsesionan por sus imperfecciones y distorsionan la visión de sí mismos. Todo ello, les hace pasar numerosas horas en el gimnasio, realizar gastos excesivos en productos para aumentar la musculatura, y consumir suplementos y alimentos que pueden dañar su salud.


Drunkorexia


Es un trastorno dual, ya que tiene la finalidad de restricción alimentaria junto al incremento de los efectos del alcohol. En este trastorno, los afectados reemplazan las calorías de la comida por las que aportan las bebidas alcohólicas. Une la obsesión por estar delgado con la aceptación social del consumo de alcohol, haciendo crecer la idea de no comer para seguir bebiendo, entre los jóvenes.

Diabulimia


Es un trastorno que afecta a la personas afectadas de diabetes tipo 1, las cuales dejan de inyectarse insulina (manipulan la dosis que necesitan) para conseguir perder peso o no engordar. Por desgracias, muchas de las personas afectadas no son conscientes de las graves consecuencias que tiene dicha conducta, entre ellas, cetoacidosis, deshidratación, perdida de masa muscular, afectación del procesamiento cognitivo, neuropatia, retinopatia, e incluso muerte, entre otros.




Programas, Intervenciones y Artículos relacionados

Descarga
Mindfulness- Based Intervention (MBI) Pacientes con Trastornos Alimentarios
Proyecto MBI Trastornos Alimentación UC
Documento Adobe Acrobat 2.6 MB